Anís: historia y elaboración

Planta del anís
Destilación del anís
La “Pimpinella anisum” (anís) es la planta a través del cual obtenemos el anís. Ésta (procedente de las zonas orientales europeas, India y demás zonas asiáticas próximas a Europa), y dado su origen milenario (ya se utilizaba en Babilonia cerca de 2.000 años antes de Cristo) se postuló como una de las hierbas medicinales y olorosa, a utilizar por las culturas posteriores, caso de la griega, romana y egipcia, siendo los romanos quienes desarrollaron sus aplicaciones a la hora de elaborar diferentes recetas culinarias (recordar igualmente que dada la superstición existente en las civilizaciones antiguas, se empleaba también con el fin de alejar los malos espíritus).

Como una de las principales zonas productoras, y a la vez consumidoras de anís está España (donde tras ser introducido por los árabes, se constituyó como el productor más importante). Países mediterráneos como Francia (con su anisette), Italia (con el sambuca), Grecia y Turquía también figuran como importantes productores del mismo, junto con países centroamericanos y sudamericanos, tales como México, Colombia, Venezuela, etc…, donde se producen estos aguardientes anisados, con una denominación específica propia de cada país. Como hemos comentado son los países productores quienes se convierten en los principales países consumidores de anís.

Respecto a su elaboración, con el fin inicial de aprovechar las propiedades relajantes que posee la planta del anís, la misma pasa por el proceso de destilación. En él, la semilla del anís (llamada matalahúga), es introducida en agua y en alcohol rectificado dentro de la destiladora (generalmente de cobre), dejando reposar el preparado unas cuantas horas (incluso más de un día), para posteriormente comenzar a calentarlo. Ello provocará grandes cantidades de vapor y gases, que serán llevadas por un conducto hacia otro recipiente donde se refrigerará y volverá a convertirse en líquido, para comenzar con todo el proceso nuevamente. Cierto es que el doble proceso de destilación, en ocasiones se vuelve triple en determinados tipos de anís.